martes, 6 de julio de 2010

La última gira de Sarah Bianchi

Aun no puedo creerlo,
la conocimos hace exactamente dos meses y ahora nos acaban de informar que hoy por la mañana se nos fue en la gran gira, aquella gira sin retorno a este lado del universo ...

Hace ya varios años que vamos a Argentina pero nunca habíamos pasado por Buenos Aires, este año al fin lo hicimos y uno de los motivos por los que queríamos ir era para conocer a Sarah Bianchi ... Sarita
y se nos hizo, fue como cumplir un sueño estar allí en el Museo Argentino del títere siendo guiados por la propia Sarita ... y era tan emocionante, sería como para un adolescente conocer a su ídolo del rock o del cine. Sarita es más que eso para nosotros, es una leyenda del teatro de títeres, una mujer fundamental para la historia de nuestro arte en América Latina, uno de esos personajes enormes que a la distancia se veían inalcanzables, y estaba allí ante nosotros ... con nosotros
Pequeñita, menudita, con una mirada brillante, llena de luz , color, ternura y sabiduría, llena de vida, de proyectos, de sueños ... pisando firme y hablando fuerte y claro; lúcida por donde se le mire, íntegra a poco de haber cumplido sus 88 años ...
y nos recibió con una amabilidad enorme, mostrandonos esa sencillez que con una trayectoria como la suya sólo pueden mantener los grandes de verdad; nos guió por cada rinconcito del museo, nos mostrós los títeres, fotos, afiches; nos contó montones de historias y anécdotas, nos contó de su eterna compañera Mané, también de sus eternas luchas, luchas que aun libra por darle al Teatro de Títeres el lugar que merece; artista, titiritera y mujer ... nada fácil el camino por el que hubo de transitar pero con la pasión y el amor por lo que se hace, esa vida de lucha es un privilegio único, incomparable, que si que vale la pena vivir y que se repetiría millones de veces sin el menor titubeo ... se le veía feliz, satisfecha, claro que con reclamos pero sin quedarse alli sino con el próximo objetivo en la mira y con todo el entusiasmo que ello implica...
La tuvimos allí casi dos horas para nosotros, un tiempo invalorable, que queda para nuestra eternidad. Luego tuvimos función en la sala del Museo y Sarita nos vió, la función fue tarde por la noche, terminó pasadas las 10 y Sarita se quedó hasta el final, como siempre, dándose tiempo aun para conversar largo y compartir un vino con los compañeros allí presentes.
Sarah es inagotable, con una capacidad de entrega enorme, rodeada de jóvenes y de vitalidad, comprometida como pocos, en estos últimos tiempos era parte activa del colectivo de titiriteros Tapul que se reunían en el museo y con quienes emprendían acciones de solidaridad
aun seguía con los Títeres en las manos, en alto, muy en alto, hace poquito volvió a hacer su clásico número del desnudo en el Festival de Títeres para adultos de Buenos Aires y como ella misma dijo haciendo títeres hasta el final ....
final que se veía muy muy lejos, María Laura me decía : Sarah fácilmente pasa los 100 años
por eso no lo esparábamos, no tan pronto, queríamos compartir mucho más con ella, ya estábamos planificando visitarla el próximo año, aprovechar al máximo el tiempo, llevarle títeres de aquí, verla de nuevo ... y todo eso ya no podrá ser
duele, duele cada vez que se va uno de los nuestros pero esta vez se siente más cerca, muy hondo; fue como si la hubieramos conocido de toda la vida, como si siempre la hubieramos tenido aqui al lado.
Con mucha nostalgia, tristeza y un profundo dolor seguimos recordando a Sarita; más de una, en realidad muchas lágrimas se deslizaron hoy hasta estallar contra el teclado, pero eso es ahora, porque a Sarah hay que recordarla con alegría, con toda la alegría que ella transmite, y con el compromiso de seguir su lucha, aqui, allá en todos lados, porque los titiriteros no hacemos títeres para ganar dinero o divertirnos, porque el teatrín es nuestra trinchera de lucha, y los títeres son nuestra apuesta por un mundo mejor ...

Gracias Sarita,
Gracias por todo lo hecho, por todo lo que nos diste (al público, a los titiriteros, a los títeres)
Gracias por haber avanzado tanto ese camino que vamos a continuar....

hasta siempre Sarita
y hasta uno de estos días en algún lugar del universo...

Sarah Bianchi no murió el 6 de Julio de 2010...este día terminó de hacerse inmortal ...

compartimos plenamente el dolor de sus familiares, amigos, compañeros, colegas, público
a quienes deseen hacerles llegar sus condolencias o alguna comunicación pueden dirigirse a
smusselli@museoargdeltitere.com.ar
silviamusselli@yahoo.com.ar
con Silvia Musselli compañera de Sarah en el Museo del Títere





1 comentario:

Carlos el baterillero dijo...

Hola Martín

La muerte física de alguien querido, siempre es dolorosa, pero tu Martín y tu Maria Laura, transhumantes del arte de los títeres, tuvieron la suerte de conocer a Sarah Bianchi.

Los muñecos, los llevaron a Ustedes de gira y les han permitido que conozcan a sus congéneres del museo de Buenos Aires, que la señora Bianchi mantenía.

A alguien ajeno al mundo titeril, quizás les parezca exagerado la farse, con la que pongo punto final: ¡Vivan los Títeres, por Siempre!

Carlos el baterillero